Purchena

Municipio situado al pie de la Sierra de los Filabres, en plena comarca del Valle del Almanzora, en un paisaje repleto de bosques que suben hacia la sierra, y que contrasta con el resto de los municipios de la comarca, cuyo paisaje es más árido. 

El pueblo, conjunto de casas blancas apiñadas, tranquilo y bello, está enclavado al pie de un pequeño cerro y encierra un importante legado árabe. Son dignos de visitar la Torre del Agua, la Alcazaba, el Museo Municipal de Arqueologí­a Islámica y la Iglesia de S. Ginés.

Historia

Capital del río Almanzora durante el periodo de Al-Andalus y fundada, según las crónicas, por el último emir de Córdoba Abdalah hacia el año 900 con el nombre de Hins Burxana. 

Se conocen asentamientos de la Edad del Cobre como el de Churuletes y de la época romana. Se han encontrado algunas villas en la zona de Onegas. 

Cuando realmente adquirirá importancia Purchena será en el periodo de Al-Andalus. Se convertirá en el centro de su región sustituyendo a la rebelde Husun Summuntan (Somontín) tras su destrucción. Su importancia fue tal que en el año 985 fue visitada por Almanzor. De este periodo destacan poetas o médicos como Abu Berkr Ibn Thofail que llegó a ser secretario del sultán almohade Abd al-Mumin. 

Con la conquista cristiana, tras la toma de Baza en el 1489, la capital del Almanzora se entregará con toda su comarca pero, su alcaide Ibrahim Abenidir se destacó al negarse a aceptar los regalos de los Reyes Católicos y partir a África con su gente y criados; hecho que recoge Antonio Gala en su obra El manuscrito Carmesí. Tras la entrega se concede en señorío al ducado de Medinaceli y a partir de 1501 será lugar de realengo. 

Durante la Guerra de las Alpujarras (1568-1570), en el verano de 1569 Aben Humeya, jefe de la rebelión morisca, la convertirá en capital de la sublevación de los moriscos y se celebrarán unas competiciones atléticas, musicales y de danza en la que participarán moriscos del antiguo Reino de Granada y del Norte de África. En el año 1993 se inició la recuperación de estos Juegos Moriscos que en la actualidad se celebran anualmente durante el mes de agosto y según palabras de Juan A. Samaranch: "Los juegos moriscos de Aben Humeya suponen rehacer un eslabón perdido de la cadena entre los Juegos Olímpicos de la Antigüedad y el mundo moderno". Estos juegos han sido declarados de Interés Turístico Nacional por la Consejería de Turismo y Deporte. Durante una semana el pueblo de Purchena viaja en el tiempo y recupera todas las tradiciones andalusíes: vestimenta, gastronomía, folclore, artesanía, deportes; siendo al mismo tiempo lugar de encuentro entre numerosos visitantes de los países magrebíes. 

Tras la guerra y la expulsión de los moriscos del Reino de Granada, Purchena se sumirá en un sueño hasta su despertar en la segunda mitad del siglo XIX con la explotación de minas de hierro y mercurio, el cultivo de la uva de Ohanes y la construcción del ferrocarril en el 1890. 

El siglo XX será otro periodo de declive, sobre todo a partir de la Guerra Civil, en que Purchena ve dividir por la mitad su población debido a la emigración. La década de los noventa supone un nuevo resurgir para esta villa. A partir de 1993 se convierte en una de las sedes de los Cursos de Verano de la Universidad Complutense. El cultivo de la uva se sustituye por el naranjo, vid y olivo. Se inicia la explotación de canteras de mármol y su elaboración industrial, además de conservas vegetales y secaderos de jamón, entre otras actividades.

Personajes destacados

Ibn Aiyas al Tuyibi, poeta. 

Ibn Jalís, poeta (siglo XII) 

Gustavo Villapalos, rector y edil de Madrid. 

 

Gastronomía

Migas de Trigo. Olla de Trigo. Fritada de Purchena (a base de tomates y pimientos). Empedrado (Arroz con bacalao y habichuelas). Albóndigas de bacalao. Fritá de conejo. 

Dulces: Mantecados caseros. Tortas de manteca. Hornazos. Buñuelos. Roscos fritos. Mistela (bebida elaborada a base de café y aní­s).