Macael

Decir Macael significa hablar del mármol, famoso en todo el mundo y a lo largo de la historia, y utilizado en monumentos como la Alhambra, el Teatro romano de Mérida, la Mezquita de Córdoba, el Palacio de Medina Azahara, el Monasterio de El Escorial, el Palacio Real, etc. 

Gracias a ello este pueblo, situado en la Sierra de los Filabres, y se ha convertido en una ciudad próspera y rica, en la que se utiliza con abundancia el preciado material, su verdadera seña de identidad.

Historia

Famosa en el mundo entero por sus importantes canteras de mármol. A través de la historia el mármol de Macael lo han utilizado desde los fenicios para sus ataúdes hasta pabellones de la Exposición Universal de Sevilla de 1992. 

Aunque sus mármoles se utilizaran desde antiguo no se conocen datos del origen de la villa hasta el siglo X y XI durante el periodo de Al-Andalus. El núcleo original de esta población se encuentra a dos kilómetros y medio más abajo en el llamado "Macael Viejo". Este lugar ha sido utilizado como canteras, es por lo que los restos de este asentamiento no se han conservado adecuadamente. Ya en los siglos X y XI se extrajo mármol para la Alcazaba de Almerí­a, durante el reinado de Almotacin. En los siglos XIII y XIV se utilizarán sus mármoles en la Alhambra de Granada. 

Con la conquista cristiana a finales del siglo XV, Macael se rindió a los Reyes Católicos con las Capitulaciones de Baza en el 1489. El año 1501, por una Real Cédula se concede a Baza el privilegio de anexionarse la villa de Macael. En el 1521 se extraen los mármoles de la Capilla Real de los Reyes Católicos en Granada. 

Durante la Guerra de las Alpujarras (1568-1570), Macael estuvo implicada en el conflicto. Un lugarteniente de Aben Humeya fue El Lale, alguacil de Macael que descendí­a de la aristocracia granadina. En un principio la rebelión fue sofocada en esta zona por el Marqués de los Vélez, después llegarí­a don Juan de Austria. Antes de la guerra Macael contaba con 293 habitantes. Acabada ésta, serí­a expulsados del Reino de Granada y repoblado con 22 familias procedentes de Levante y Castilla-La Mancha. En el año 1581 se encargaron mármoles para el Monasterio del Escorial. 

En los siglos XVII y XVIII habrá un aumento paulatino de población, en el 1699 ya contaba con 403 habitantes. Se seguirán explotando sus canteras: en el 1655 se encargan piezas para enlosar la Catedral de Jaén y en el 1792 para el Palacio Real. 

La explotación de sus canteras será aún más importante en el siglo XIX con la industrialización y mecanización de todo el proceso de extracción, labrado, aserrado y pulimentado que le darí­a un gran impulso. La ampliación del mercado vino de la mano del ferrocarril y hace que se extienda la utilización del mármol no sólo a obras nobles y monumentales, sino en domicilios particulares, muebles y diversos útiles. 

En la actualidad gracias a la unión de esfuerzos de todas las administraciones ha hecho que este sector no se haya estancado y se haga competitivo con otros paí­ses, como es el caso de Italia, potenciándose este importante sector industrial. También se ha creado el Centro Tecnológico Andaluz de la Piedra para el ensayo, análisis, control de calidad, asesoramiento, desarrollo tecnológico, etc. a nivel de toda Andalucí­a.

Gastronomía

Embutidos. Migas de harina y pan. Arroz con conejo. Olla. Puchero. Gachas.

Vídeo relacionado

DESCUBRE LA TIERRA DEL MARMOL
Itinerario Europeo del Mármol
Almanzora en movimiento
Valle del almanzora
Almanzora Museo 2.0