Rutas

El valle del Almanzora contiene en un espacio limitado una síntesis perfecta de la diversidad del mundo mediterráneo. Su diversidad natural proviene de sus particulares condiciones de altitud y del perfil de la cuenca. En apenas 60 Km., se pasa de altas cumbres, por encima de los 2.000 mts, clima de montaña y abundantes precipitaciones de agua y nieve, a las zonas bajas del valle, drásticamente marcadas por la aridez (menos de 200 lts/m2/año).  A esta diversidad físico-ecológica le corresponde una gran diversidad cultural. La secuencia de poblamiento, las estrategias adaptativas, la ocupación productiva, el ritual, la habitación del territorio, producen formas de expresión humana de alto interés y significado.

Para conocer el territorio se ha optado por una tematización en torno a los cuatro elementos de la tradición aristotélica y hermética: el agua, el aire, la tierra y el fuego. Se complementan con el elemento tiempo, que nos permite analizar la secuencia histórica del valle como un factor clarificador.

Lo que se intenta es arrojar una luz especial sobre este territorio para facilitar una lectura y una comprensión adecuada de sus rasgos, de su carácter, de su personalidad. Por ello, el lema del Plan es el interior de la luz. Se intenta explicar el carácter luminoso del paisaje almanzorí, y llamar la atención sobre los valores del interior de los espacios mediterráneos.

 


Agua: Ruta a Ley de la Ladera


Aire: Ruta cerca del Cielo


Tierra: Ruta el Corazón de la Tierra


Fuego: Ruta Todo es Color


Tiempo: Ruta Guerra y Paz


DESCUBRE LA TIERRA DEL MARMOL
Itinerario Europeo del Mármol
Almanzora en movimiento
Valle del almanzora
Almanzora Museo 2.0